Dos monjas se gastan medio millón en juegos de casino

Publicado: 30.12.2018 | by Juan Ferrerosa

Con el clero hemos topado: dos monjas se gastan medio millón en juegos de casino 

Que los juegos de casino es uno de los mayores entretenimiento en cualquier lugar del mundo, es algo que ya sabíamos desde hace bastantes décadas (aunque ahora con las opciones del juego online hay una mayor variedad). Lo que no sabíamos es que al clero también le gustaba tanto hacer apuestas. ¿Te has enterado del medio millón de dólares que se jugaron dos monjas en Estados Unidos?

Una pareja de monjas se gasta medio millón de dólares en Las Vegas

Lo cierto es que la historia parece de película. Resulta que Margaret Kreuper y Lana Chang robaron esta cantidad de dinero de una escuela católica de California situada al sur de Los Ángeles, St. James de Torrance. Según las investigaciones que ha llevado a cabo la archidiócesis de Los Ángeles, ambas monjas ,que trabajaban como directora y profesora en esta institución académica, estuvieron durante una década sustrayendo dinero procedente de las donaciones, matrículas y cuotas de la institución educativa.

Con el dinero que robaban las dos hermanas se costeaban viajes a Las Vegas para apostar en los casinos de la Meca del Juego. La afición era conocida por los miembros de la comunidad educativa en la que trabajaban, sin embargo las dos mujeres argumentaban que el dinero era del tío rico de una de ellas que les pagaba todo. Cuando los padres descubrieron de dónde venía ese dinero, se dieron cuenta quiénes eran realmente el “tío rico”.

Una vez que salió todo a la luz, ni Margaret ni Lana (quienes llevaban décadas trabajando en la institución) negaron los hechos y se mostraron muy arrepentidas de sus acciones, afirmando incluso que se encargarían de devolver todo el dinero que robaron. Debido a este arrepentimiento, la diócesis de Los Ángeles (a la cual pertenece la escuela St. James de Torrance) ha decidido perdonarlas y no presentar cargos.

Todo se descubrió cuando se pidió una auditoría debido a que uno de los padres se percató que su cheque no había sido cobrado en la cuenta bancaria de la escuela sino en otra diferente. Cuando el auditor comenzó a revisar los movimientos bancarios, enseguida se percató que había algo mal.

Aunque ya se conoce el desfalco, muchos padres no han quedado satisfechos con el no castigo a las monjas argumentando que si se tratara de personas laicas acabarían en la cárcel debido al crimen que cometieron. Así que quizás ahora la afición al juego de estas monjas puede llevarlas ante un juez en vez de ante un crupier en vivo.